La invención de la fotografía fue anunciada oficialmente en 1839 por Louis Daguerre (1787-1851) en Francia y por William Henry Fox Talbot (1800-1877) en Inglaterra. En 1852, el South Kensington Museum se convirtió en el primer museo del mundo en coleccionar fotografías. Cuando Julia Margaret Cameron empezó en la fotografía, ésta ya se había establecido como una profesión viable y los miembros de sociedades fotográficas amateur exponían e intercambiaban obras e ideas.

JMC

Es decir, que al enfocar y dar con algo que a mis ojos resultaba bello me cnformaba, sin pararme a ajustar la lente en busca de esa nitidez en el enfoque que tanto persiguieron los demás fotógrafos. Julia Margaret Cameron, 1874.

En diciembre de 1863, a los 48 años, Julia Margaret Cameron recibió un regalo de su hija y su yerno que le cambiaría la vida: una cámara y las palabras: «Quizá te divierta, Madre, intentar hacer fotografías durante tu soledad en Freshwater». Solo un mes después, Cameron, realizó lo que se ha considerado como su primer éxito: Annie, un retrato de la hija del poeta William Benjamin Philopt.

Desde ese momento se volcó en la fotografía; en sólo dos años había vendido y donado su trabajo al South Kensington Museum, donde fue expuesto al público. Fue en este primer periodo en el que definió los temas que desarrollaría el resto de su carrera: retratos, madonnas y fantasías con efecto pictórico.

images

Parientes, amigos y eminentes figuras literarias de su círculo fueron los modelos de sus primeros retratos, con los que buscaba plasmar «tanto la grandeza de su espíritu como las facciones de su rostro». Primeras imágenes en las que ya se apreciaban algunos de los aspectos técnicos que caracterizarían las obras de la británica: experimentación con la iluminación intensa, composiciones de primeros planos y un ligero desenfoque deliberado.

La pintura y la escultura renacentista y la temática medieval fueron los temas fundamentales que inspiraron sus trabajos alegóricos y narrativos. Algunas de sus obras son interpretaciones fotográficas de cuadros específicos de artistas como Rafael o Miguel Ángel. Otras aspiraban de un modo más general a crear un «efecto pictórico».

Unos años después, Cameron inició una serie de primeros planos de bustos de gran tamaño. Con ellos hacía realidad su visión fotográfica, retratos menos precisos pero más penetrantes emocionalmente. También siguió haciendo retablos narrativos y alegóricos, de mayor tamaño y más atrevidos que sus trabajos anteriores.

En la actualidad, valoradas por su halo de modernidad, las fotografías de Cameron fueron inicialmente rechazadas por algunos de sus contemporáneos debido al empleo de fórmulas poco ortodoxas como el raspado de los negativos, el empleo de varios negativos para crear una sola imagen o el ligero desenfoque deliberado.

240px-Cameron_julia_jackson

Desde el 17de marzo hasta el 15 de mayo la sala de exposiciones Bárbara de Braganza de Fundación Mapfre acoge una muestra de esta fotógrafa. La exposición, comisariada por Marta Weiss y organizada por el V&A Museum, junto a Fundación Mapfre, se desenvuelve en un recorrido mal definido y carente de interés en cuanto a diseño expositivo, sin embargo es digna de visita con respecto a su contenido.

Para saber más de la exposición pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s