La vida va de necesitar…Eso es la vida. Todos necesitamos cosas. La gente necesita cosas. Quiere y pide. Necesita. El mundo necesita. De eso va la vida…de NECESITAR.

Así se presenta la obra teatral “La necesidad del náufrago” de SieTeatro Producciones, escrita y dirigida por Pablo Canosales, que este fin de semana ha tenido tres pases en el Umbral de Primavera (Lavapiés, Madrid).

Al igual que en ¿Qué se esconde tras la puerta?, el proyecto del que os hablé hace unos días en este mismo espacio, Pablo Canosales parte de las pequeñas historias para crear una obra que no deje indifirente a nadie.

guerrillas

4 actores, 12 sillas, 16 historias, 40 personajes y 80 minutos componen esta pieza que invita al espectador a descubrir algunas de las necesidades de nuestra sociedad, de nuestro día a día, desde un punto de vista cómico, a veces, dramático, pero siempre impactante.

Una conversación cruzada entre los cuatro actores da comienzo a la sucesión de historias, que a golpe de cartel marca el ritmo de la obra, pues son unos pequeños carteles los que anuncian o dan nombre a cada una de las necesidades. El amor, el sexo, el reconocimiento, el odio, el dolor… son temas recogidos por Canosales en estas 16 historias. Pero el logro que tiene esta obra es que no invita simplemente a empatizar. Y es que pesar de plantear necesidades reales, cotidianas, no siempre agradables, que todos conocemos y seguramente tenemos o hemos tenido, el espectador es invitado, más bien, a reflexionar sobre ellas, a ser conscientes de su existencia.

Diego Cabarcos, Víctor Nacarino, Javier Prieto y Carmen Valverde son los cuatro actores que dan vida a los 40 personajes de una forma espectacular. Si bien entre ellos tres se transmite una perfecta armonía que respira con el conjunto de la obra, Carmen Valverde, a pesar de su espectacular actuación, parece no terminar de encajar en algunas de las escenas con respecto a la totalidad de la obra, lo cual no afecta al conjunto de la representación.

Los personajes se deslizan por el escenario modificando la escenografía a su antojo, dando forma a diferentes espacios a través de un conjunto de sillas. Un baile escenográfico que completa esta representación y da forma visual a las palabras de los actores.

De la escenografía pasamos al vestuario. Si bien en la presentación de ¿Qué se esconde tras la puerta? quedé fascinada con la labor de Tania Tajadura, encargada de escenografía y vestuario, y de su ayudante, Laura Costero. Aquí se ha desarrollado un lenguaje mucho más neutro, sencillo, que deja el grueso del juego visual a la propia escenografía, así como centra la atención del espectador en los diálogos.

La necesidad del náufrago ha tenido solo tres representaciones en esta temporada, pero ya se preparan para la siguiente temporada. Así que estad atentos que os iré contando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s